El éxito se proyecta desde la salud y el higiene


Cuando se actúa de la misma forma como se piensa y, de manera intuitiva, sabemos que es correcto, proyectar éxito y seguridad, es una consecuencia directa. Pero eso es más fácil decirlo quellevarlo a la práctica. El éxito es algo que todos...

... de una forma u otra, queremos proyectar y sobretodo experimentar. Y si bien el concepto de “éxito” es muy relativo porque significa algo distinto para cada persona, hay ciertos aspectos de salud e higiene que socialmente se pueden considerar “señales” de éxito o por el contrario, proyectar una imagen muy negativa.

Por si falla la intuición o nos dejamos llevar por el descuido, quiero compartir contigo, partiendo de errores clásicos, una serie de recomendaciones relativas a la higiene y la salud, que todos los debemos cuidar, si queremos dejar siempre la mejor impresión:

1. Tus uñas no están limpias, están mal cortadas y/o te las comes: las manos son como una tarjeta de presentación. Unas manos y uñas brillantes e impecables, hablan de una persona de éxito; unas manos sucias y uñas comidas, hablan de alguien inseguro. ¿Cuál es la imagen que quieres proyectar? Cuidar de tus manos y uñas es una labor que requiere cierta inversión de tiempo cada semana.

2. Pareces el hombre/la mujer lobo: ¿le huyes a cualquier cosa que suene a afeitadora eléctrica o depilación? No te culpo, a veces es más cómodo dejarse llevar. No se trata de eliminar todos los vellos de tu cuerpo, pero ciertas prácticas como rebajar la vellosidad de las axilas, las piernas y los genitales, se considera actualmente una práctica de higiene y proyecta una imagen más impecable.

3. La gente se aleja cuando empiezas a hablar: ¡cuidado! Puedes tener mal aliento y peor aún: NO LO SABES. Algunas veces esto obedece a desórdenes y/o enfermedades estomacales. Si sospechas que es tu caso, pregúntale a alguien de confianza y asegúrate de realizar un chequeo médico. Pero, para ser aún más prácticos, lleva siempre contigo algunos caramelos de menta.

4. Hueles a nada o, peor aún, hueles mal: Debido a aspectos culturales o condiciones climáticas, hay muchas personas en el mundo que no se percatan de esto. No obstante, en nuestros climas tropicales, es imperativo darse un buen baño todos los días y si quieres ir más allá, escoger una fragancia que te identifique, ahora bien, no cometas el error de “bañarte” en perfume, eso también es desagradable.

5. Tus pies lucen y/o huelen mal: los expertos en el área holística dirían que estás descuidando aquello que te permite avanzar en la vida, y tiene sentido. Si tienes hongos, debes descartarlos rápidamente, usando cremas y tratamientos apropiados. Si huelen mal, lava todos tus zapatos y usa algún polvo antiséptico. No camines más sobre los pies del fracaso.

Cuando hayas hecho estos cambios, no solamente notarás una gran diferencia en el trato que recibirás de los demás, también en la percepción que tienes de ti mismo/a y tu propensión al éxito.